Cámaras de injertos

Cámaras de injertos

 

El proceso de injertado de especies hortícolas, como el tomate o las cucurbitáceas, puede dividirse en cinco partes:

 

Pre-cultivo de los planteles y selección de las plantas a injertar

Injertado (de púa, de empalme, de aproximación, adosado, etc.)

Fijado de la unión mediante pinzas

Prendimiento y aclimatación

Crecimiento de la planta injertada en invernadero y/o posterior ubicación en el invernadero o campo

 

1º Pre-cultivo:

 

En el período de pre-injertado los estudios recomiendan intensidades elevadas de luz (100-200 μmol/m2.s) para acortar el tiempo de cultivo, generalmente se recomiendan 130 μmol/m2. s con iluminarias LED de espectro específico. Como ejemplo, en experimentos realizados por el departamento de I+D de Valoya, las plántulas de tomate alcanzaron 6 hojas verdaderas en 20 días a 100 μmol/m2.s mientras que con 200 μmol/m2.s el tiempo se acortó a 17 días.

 

2º Injertado:

 

La cicatrización tras el injertado es el punto más crítico en el proceso y las condiciones climáticas deben optimizarse cuidadosamente. Se recomienda una humedad relativa alta (95% o más), que puede ser menor hacia el final del período de cicatrización. Las plántulas injertadas deben tener temperaturas altas, que en cámara deben llegar a 28-29 °C, ligeramente más alta que la temperatura recomendada previa al injerto (25 °C). Las altas temperaturas mejoran la división celular y el desarrollo del callo entre el vástago y el portainjerto.

 

Tras el injertado, durante las primeras 24-48 horas se recomienda oscuridad total, después de lo cual se recomienda luz artificial. La intensidad de la luz entre 40 y 100 μmol/m2.s es suficiente para el proceso de curación, dependiendo del cultivo. Como ejemplo, se recomiendan 50 μmol/m2.s de espectro específico para tomate y 80 μmol/m2.s para sandía.

 

La intensidad de la luz proporcionada es relativamente baja, pero solo es para mantener el metabolismo de la planta durante el proceso de curación, no para obtener una alta acumulación de biomasa.

 

Estas condiciones de prendimiento deben aplicarse durante 4-6 días para el tomate y 7 días para las cucurbitáceas. La curación se realiza en un invernadero o en una cámara de crecimiento con condiciones óptimas de humedad y temperatura.

 

Nuestros productos:

 

OLFER dispone de los mejores productos para cámaras de injertos.